Últimascotizaciones
Dólar Oficial
119.10
+0.13%
Merval
91,271.67
+1.03%
Nasdaq
11,434.74
+1.51%

Buenos Aires — A pesar de haber logrado reestructurar su deuda hace menos de dos años, Argentina sigue mostrando uno de los índices de riesgo país más altos del mundo. En lo que va del año, el spread soberano lleva un alza de 12,7% y se ubica en 1.912 unidades. Para tener un parámetro, Ecuador, que llevó adelante un proceso de reestructuración de deuda soberana casi en paralelo al de Argentina, hoy tiene un riesgo país de 834 puntos, es decir, menos de la mitad.

Estos valores se condicen con bonos soberanos argentinos que en algunos casos se encuentran por debajo de los US$30 y a los que el mercado les asigna una alta probabilidad de default para después de 2024, cuando comienzan las amortizaciones de capital.

¿Por qué el riesgo país está arriba de 1.900?

Respecto del riesgo país surgen dos dudas. Por un lado, por qué es más alto que el del resto de los emergentes y, por otro, por qué en este año puntual ha crecido tanto.

Para la primera cuestión, el economista de LCG Matías de Luca recordó que el riesgo país lo que hace es poner en la balanza el rendimiento de la deuda soberana argentina, es decir, los bonos, en base a su precios: “El mercado, al pricearte el riesgo de un bono, lo que pricea es el flujo de fondos que tiene un emisor”.

No obstante, consideró que más allá del flujo de fondos del Estado, es decir, de si tiene o no superávit, el mercado también se fija en si el país tiene o no los dólares para pagar.Los dólares son pocos, pero además uno no sabe si los van a usar para pagar deuda o si son para financiar importaciones u otro fin. Entran cuestiones institucionales de si el Gobierno de turno tiene voluntad de pagar o no”.

De Luca sintetizó que el riesgo país argentino también reflejalos elevados riesgos institucionales de meterse en Argentina”.

Algunos bonos argentinos cotizan por debajo de los US$ 30.dfd

El contexto externo

Ahora bien, más allá del diferencial de riesgo de Argentina sobre el resto de los países, existe también una cuestión puntual: el salto de los últimos meses. Al respecto, los analistas atribuyen buena parte de la suba a un contexto monetario mucho más áspero.

El motor principal de la suba del riesgo país ha sido el deterioro de las condiciones internacionales para todo el universo de renta fija, por la suba de la inflación y el endurecimiento progresivo de la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed)”, afirmó Jorge Viñas, portfolio manager de Toronto Trust.

.piano-newsletter-container {
margin-bottom: 2rem;
}

El ejecutivo sostuvo que el movimiento de la Fed impacta “con especial fuerza en la deuda emergente”, provocando salidas de flujos récord de los fondos dedicados a este segmento.

VER +

Goldman Sachs: Será “increíblemente difícil” para Argentina cumplir metas del FMI

Viñas no solo consideró factores externos, sino que también sostuvo que a lo dicho hay que sumarle que “las condiciones locales no favorecen una diferenciación positiva”. Según su visión, elacuerdo “light” con el Fondo Monetario Internacional no impuso ninguna corrección para los desequilibrios macro y, aún así, “está en duda su cumplimento”.

En tanto, Tomás Ruiz Palacios, estratega de Consultatio, consideró que el mal momento actual de los bonos “se atribuye casi enteramente al contexto global”. En ese sentido, advirtió que en abril los instrumentos soberanos venían siendo más “resilientes” que otros bonos comparables, pero que este desfasaje se corrigió en mayo.

Un punto que remarcó Ruiz Palacios es que gracias a sus paridades “de default”, los bonos argentinos han dejado de comportarse como “high beta” (término que se usa para los más volátiles). Incluso, resaltó Ruiz Palacios, “los instrumentos argentinos han tenido oscilaciones algo más reducidas que otros bonos emergentes”.

Y subrayó al respecto: “Hoy el GD30 tiene una paridad menor al 30%, mientras que si uno piensa que el A2E2 (bono global previo a la reestructuración) llegó a una paridad de 29% en su peor momento, tiene sentido que estos bajos valores pasen a ser un poco más defensivos”.

Cabe señalar que los bonos que se computan para calcular el riesgo país son los emitidos bajo jurisdicción extranjera, también llamados globales: el GD29, el GD30, el GD35, el GD38 y el GD41.

El GD30, desde su nacimiento. Empezó costando US$ 52 y hoy su precio es menor a los US$ 30.dfd

La evolución desde que se reestructuró

Cuando el JP Morgan, banco que elabora el índice, comenzó a ponderar los bonos reestructurados el riesgo país se ubicó en 1.101 unidades. Desde aquel 10 de septiembre de 2020 hasta hoy se observa un avance del 73%.

El peor momento fue el 7 de marzo de este año, cuando cerró en 1.975, luego empezó a desinflarse (cayó hasta 1.672 el 20 de abril) y en mayo lleva un incremento del 6,2%. Y podría estar peor: llegó a estar en 1.955 el 19 de mayo y empezó a retroceder lentamente en las últimas ruedas.

Privados

Más allá de denotar la desconfianza hacia el país y de marcar el precio al que se debería financiar el Estado argentino en caso de querer salir al mercado externo (uno bono argentino a 8 años tiene un rendimiento del 28%), un riesgo país tan alto también le pone la vara bien arriba a los privados a la hora de buscar inversiones. De hecho, en la teoría los bonos soberanos deberían actuar como tasa de descuento para calcular los flujos que requiere una inversión para ser rentable, algo difícil en Argentina.

Sin embargo, existen emisores con muy buena “caja”, que logran colocar obligaciones negociables a menos de la mitad de lo que debería pagar el soberano si quisiese tomar deuda. De hecho, se trata de empresas con un muy buen track record y que podrían conseguir mejores tasas aún, de no ser por la mochila del riesgo argentino. Un ejemplo concreto de esta carga se vio en 2020, cuando el Banco Central obligó a los emisores a refinanciar su deuda, porque no alcanzaban los dólares para pagar.

Fuente: Instituto Argentino del Mercado de Capitales.dfd

“Imaginemos que una multinacional se instale en Argentina y diga ‘lo que haga el Estado es independiente de mi negocio’, ok, pero si el país se queda sin dólares y te pone un cepo y restricciones a las importaciones o al giro de dividendos se te complica”, señaló Matías De Luca. Y aclaró: “Eso se refleja en la evaluación riesgo retorno y afecta las decisiones de inversión”.

TE PUEDE INTERESAR:

Empresas argentinas corren para refinanciar su deuda ante restricciones del BCRA

Inflación 2022 en Argentina: tras el 6% de abril, ¿qué pasará en los próximos meses?

Invierta en La Bolsa de Valores, Mercados Bursatiles, Fondos Indexados, Criptomonedas, Acciones y muchos activos más.

Regístrate Gratis y Obtén Señales, Cursos, Asesoría personalizada y mucho más.

Regístrate y Compra Acciones de Grandes Empresas , Activos de Forex, Criptomonedas, Materias primas entre muchos Otros.