Las Minutas de la reunión de política monetaria de la Reserva Federal de principio de mayo reflejaron un esperable grado de unanimidad en el alza de tipos de interés que tuvo lugar en la oportunidad. Los integrantes del Comité Federal (FOMC) coincidieron en que un alza del 0.5% era lo apropiado para comenzar a combatir una inflación creciente y persistente, al tiempo que dejaron abiertas las puertas para por lo menos dos aumentos más en las próximas reuniones, que tendrán lugar el 15 de junio y el 27 de julio próximos.

De esta forma, el banco central encarará la segunda parte del año con una tasa del 2%, la cual sin embargo no es considerada neutral; este término refiere a una tasa que no afecta a la economía ni al sector financiero, aunque claramente no quedará en línea con la inflación, que aún hoy supera el 8% interanual a abril.

Por otra parte, el Comité hizo hincapié en la caída del PBI del primer trimestre, la cual consideró transitoria, debido en parte a factores externos, como las primeras consecuencias de la guerra en Ucrania, y el alto costo de la energía, que potencia la inflación. El Comité evaluó que el PBI anual será “saludable” y que la economía terminará 2022 con una tendencia alcista muy pronunciada.

El Comité también destacó la necesidad de ajustar la política monetaria en función de un mercado laboral que se ve muy fuerte, con una tasa de desempleo cercana al 3.5%, que es la que tenía la primera economía global en los meses previos a la pandemia. La tasa saltó abruptamente al 14.4% con este evento, y fue cayendo en forma progresiva, en parte por los diversos planes de estímulo implementados por el banco central desde entonces.

Estos dichos, al margen de la preocupación que genera en el banco central la inflación tan alta y en máximos de varias décadas, parecen anticipar que, lejos de nuestras previsiones de que en julio se frenarán los aumentos de tipos de interés, en la reunión de septiembre podrían repetirse en un 0.5%, llevando la tasa al 2.5%, la cual sí puede considerarse más cercana a un punto neutro.

A este respecto, y teniendo en cuenta que el Banco Central Europeo también tiene en sus planes elevar la tasa en julio, y el Banco de Inglaterra (entre otras entidades) lo viene haciendo desde fines de 2021, conviene recordar que antes de la recesión de 2008 y 2009, estos bancos centrales también elevaron sus tipos de interés. Es verdad que eran tiempos distintos, cuando la economía lucía absolutamente inflada, y con una explosión poco menos que anunciada a mediados de septiembre de 2008, lo cual dio origen a la peor crisis financiera y económica en 80 años.

La reacción de los mercados fue tibia, y la bolsa de Nueva York experimentó ligeras alzas en sus papeles principales al cabo de la sesión del miércoles. En el mercado de divisas, el euro retrocedió en la mañana europea, en tanto la libra tiene un aspecto algo más firme, “desinflando” al par EUR/GBP, que había crecido con fuerza en las sesiones anteriores, producto justamente de un comportamiento a contramano del que presentaron ambas monedas en la víspera.

Con este anuncio, el dólar puede volver a ganar terreno en las próximas sesiones, aunque no parece sencillo que recupere los máximos que supo obtener ante las monedas europeas pocos días atrás. El yen, en tanto, se mueve en forma paralela a las materias primas, y su baja del miércoles obedece esencialmente a que el gas natural se disparó a máximos de agosto de 2008 el miércoles, superando con fuerza la zona de 9.00 dólares. Un ligero retroceso de la materia prima, que por ahora aparece como una corrección bajista, le está devolviendo al yen parte de sus pérdidas de los días anteriores. Cabe acotar que el objetivo del par USD/JPY en el corto plazo aparece en 125.00, un 38.2% de retroceso del rally del cruce medido en gráficos semanales.

La onza de oro aparecía como un instrumento mucho más atractivo en estos días, pero no logró quebrar con confirmación la zona de 1865 dólares. Si el dólar vuelve a caer, la onza tendrá una buena oportunidad de acercarse a los 1900 dólares, donde comenzaría un nuevo ciclo alcista.

La publicación del PBI preliminar (segunda medición de tres) del primer trimestre tendrá la atención de los operadores este jueves, y la apertura de Wall Street será el hito más importante del día. Si las acciones logran sostenerse por encima de sus mínimos semanales, pueden iniciar un ciclo alcista de corto plazo.

Amigos, tengan todos una excelente jornada de operaciones, nos vemos el viernes.

Invierta en La Bolsa de Valores, Mercados Bursatiles, Fondos Indexados, Criptomonedas, Acciones y muchos activos más.

Regístrate Gratis y Obtén Señales, Cursos, Asesoría personalizada y mucho más.

Regístrate y Compra Acciones de Grandes Empresas , Activos de Forex, Criptomonedas, Materias primas entre muchos Otros.