La razón es sencilla. El escenario que prevén todos los organismos es de un menor crecimiento y una elevada inflación, que puede provocar una estanflación a nivel mundial y, en el peor de los casos, una recesión.

Por ello, las manos fuertes están apostando por empresas que ofrezcan una atractiva rentabilidad por dividendo, y que se caractericen por retribuir de manera creciente y sostenible a sus accionistas, incluso en momentos de incertidumbre económica.

Lea el artículo completo en Bolsamanía

Invierta en La Bolsa de Valores, Mercados Bursatiles, Fondos Indexados, Criptomonedas, Acciones y muchos activos más.

Regístrate Gratis y Obtén Señales, Cursos, Asesoría personalizada y mucho más.

Regístrate y Compra Acciones de Grandes Empresas , Activos de Forex, Criptomonedas, Materias primas entre muchos Otros.